Raísa y “la Educación”: de Ciudades, Filosofías y Otredades. Por Pablo Rodriguez

Personalmente estoy un poco cansado de escuchar lamentos sobre “lo mal que está la Educación”. No sólo llueven críticas desde los sectores más diversos (medios de “incomunicación”, organismos de Gobierno, representantes del “mundo del trabajo”, “expertos” en casi cualquier cosa y “opinólogos” en general) sino también desde l@s propi@s docentes (actores fundamentales del “hecho educativo”) que simplifican un problema (evidentemente) complejo con afirmaciones como “los estudiantes no estudian”, “a los estudiantes no les interesa nada” o “los estudiantes no comprenden las consignas”, por citar las menos ofensivas. Para l@s que olvidaron el verdadero sentido de la tarea docente, en la Educación “todo está mal”, porque esa tarea (trans)formadora y emancipadora se volvió una rutina de reproducción de prácticas embrutecedoras, de reproducción de desigualdades y de reproducción de “saberes indiscutidos”, conocimientos estancos, descontextualizados y carentes de significación o relevancia.

Algo parecido ocurría en la ciudad de Raísa, donde “la Vida no es feliz”. En su increíble libro, “Las ciudades invisibles” (título parafraseado en el nombre de esta propuesta Transmedia), Italo Calvino describe a Raísa diciendo que “En las calles la gente camina torciéndose las manos, regaña a los niños que lloran, se apoya en los parapetos del río con las sienes entre los puños, por la mañana despierta de un mal sueño y empieza otro. En los talleres donde a cada rato alguien se machaca los dedos con el martillo o se pincha con la aguja, o mira las torcidas columnas de números en los libros de los comerciantes y los banqueros, o tienen delante las filas de vasos sobre el zinc de las tabernas, menos mal que las cabezas gachas te ahorran miradas torvas. Dentro de las casas es peor, y no hace falta entrar para saberlo: en verano sale por las ventanas el estruendo de peleas y los platos rotos.”

Casi, casi, como lo que (lamentablemente) much@s opinan de “la Educación”: en las escuelas la gente camina torciéndose las manos, docentes regañan a estudiantes que “no cumplen” (y estudiantes –en silencio- regañan a docentes que “no motivan”). Cada mañana (y cada tarde) empieza otro tedioso mal sueño, sabiendo que al día siguiente será igual. Dentro de las aulas es (aún) peor y no hace falta entrar para saberlo: en verano (y en invierno) sale por las ventanas el estruendo de los momentos de “descontrol total” o el horrible silencio de los momentos de “control total”. Como en aquella viñeta del siempre lúcido Francesco Tonucci (en la que le preguntaban a un estudiante ¿qué había “visto” hoy en la escuela? y él respondía “la nuca de mi compañero de adelante”), menos mal que las cabezas gachas (y la nefasta disposición espacial de muchas “estructuras escolares”), te ahorran miradas torvas.

raissainterior

Sin embargo, cuenta Calvino, en Raísa “hay en todo momento un niño que desde una ventana ríe a un perro que ha saltado sobre un cobertizo para comer un poco de polenta que ha dejado caer un albañil que desde lo alto del andamio exclama: ‘¡Prenda mía, déjame probar!’ a una joven posadera que levanta bajo la pérgola un plato de guiso, contenta de servirlo al paragüero que festeja un buen negocio, una sombrilla de encaje blanco que ha comprado para pavonearse en las carreras una gran señora, enamorada de un oficial que le ha sonreído al saltar la última valla, feliz él pero más feliz todavía su caballo que volaba sobre los obstáculos viendo volar en el cielo a un francolín, pájaro feliz liberado de la jaula por un pintor feliz de haber pintado pluma por pluma, salpicado de rojo y de amarillo, en la miniatura de aquel libro en que el filósofo dice: ‘También en Raísa, ciudad triste, corre un hilo invisible que une por un instante un ser vivo a otro y se destruye, después vuelve a tenderse entre puntos en movimiento dibujando nuevas, rápidas figuras de modo que en cada segundo la ciudad infeliz contiene una ciudad feliz que ni siquiera sabe que existe.”

Afortunadamente, en “la Educación” ocurre algo parecido: hay en todo momento un chic@ que desde un banco ríe a un docente que ha preparado cuidadosamente su clase contemplando la individualidad de una estudiante que disfrutó aprender el tema en estudio viendo un interesante video casero que realizó un grupo de entusiastas estudiantes de otra escuela y lo subieron a un blog, motivad@s por una docente que se los propuso luego de hacer un curso virtual de (trans)formación docente, coordinado por una especialista en producción de contenidos multimedia, que lo diseño junto con un docente preocupado por la construcción de la Otredad en la Educación, que se dió cuenta de que debía involucrarse en su propia (trans)formación y en la de sus colegas docentes, luego de leer (y quedar impactado por) aquel libro de Filosofía de la Educación que dice “También en ‘la Educación’, hecho triste, corre un hilo invisible que une por un instante un ser vivo con Otro y se destruye, después vuelve  a tenderse entre puntos en movimiento dibujando nuevas, rápidas figuras de modo que cada segundo ‘la Educación infeliz’ contiene una ‘Educación feliz’ que ni siquiera sabe que existe.”

Nota sobre el autor:

Pablo Rodriguez (@pablocrodriguez) es docente/investigador/extensionista en la Universidad de Buenos Aires (UBA). Es Veterinario, Especialista en Docencia Universitaria y Doctor (UBA) en Química Biológica. Se desempeña como docente de Química Biológica en la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UBA y en la Escuela de Educación Técnico Profesional de nivel medio en Producción Agropecuaria y Agroalimentaria (UBA). También co-dirige el Equipo de Apoyo Escolar y Acompañamiento Educativo de la UBA y escribe el blog sobre educación Así fuimos aprendiendo…

Crédito imagen: Daniel C. Fergus

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s