Las ciudades y los sueños. Por Carina Lion

Cuando pensamos en educación, pensamos en sueños: perspectivas de futuro en un mundo justo, equitativo, sustentable y solidario. Me gusta la idea de soñar ciudades cristalinas, luminosas, comunicadas por senderos visibles e invisibles, lineales y curvos, que nos unen en tejidos culturales, políticos, cognitivos y sociales. Y mi sueño es el de un panal: una estructura formada por celdillas de cera que comparten paredes en común, y que permiten acoplar miel y polen. Pero este panal no es de abejas, sino de sujetos y es un panal cognitivo.

Imagino este panal cognitivo como una construcción de comunidades de práctica que avanzan a través de las redes sociales y dejan huellas del pensamiento y de la acción como marcas visibles y transformadoras. El panal cognitivo aporta transparencia al cristal, más luz a la reflexión y a la producción colegiada. Teje con otros a través de una mente participativa que se distribuye en una ecología tecnológica, gnoseológica, y social. Trasvasa la especificidad del contenido, para amalgamar en saberes que se construyen con la pericia de los otros que aportan desde trayectorias heterogéneas y relaciones diversas con el saber.

En este panal, en cada momento, las personas aportan inteligencia a través del modo en que interpretan sus propias experiencias y asignan significados a los recursos disponibles en la web, generando una dialéctica de influencias recíprocas. Expanden experiencias a través de actividades creativas, ayudan a volar de manera idiosincrásica para que la cognición fluya, a través de paredes flexibles, porosas y co-experticias. En esta ciudad cristalina, y participativa, tenemos la oportunidad de aprender entre pares, comprometernos con la expresión de ideas, crear con otros y recrear la enseñanza que soñamos para que todo esto sea viable.

Ciudades de cristal, de luz y de senderos: compartimos un universo de objetos y de herramientas, de lenguajes y de signos, de ideas poderosas que nos permiten dotar de sentido a la educación, diseñar una ciudadanía digital comprometida con los valores de nuestro tiempo y con la responsabilidad de hacer un uso inteligente de las tecnologías, proyectar colores al cristal y  tatuarlo con nuestras marcas de enseñanza.


Nota sobre la autora:

Carina Lion se desempeña como directora general del Citep (Centro de Innovación en Tecnología y Pedagogía). Es Licenciada y Profesora en Ciencias de la Educación, Especialista en Formación de Formadores y Doctora de la Universidad de Buenos Aires. Es docente de la Cátedra Fundamentos de Tecnología Educativa en la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA y en la Maestría en Tecnología Educativa, UBA.

Crédito video: Citep UBA

Advertisements